cómo se construyeron las pirámides de Egipto


Ya hace mucho tiempo que la teoría de los trineos de madera para arrastrar los materiales estaba prácticamente aceptada, si bien, existían algunos flecos que no terminaban de convencer a muchos. Pues bien, por fin se descubre cómo se construyeron las pirámides de Egipto.

Sin excavadoras y sin grúas, hace miles de años los egipcios fueron capaces de construir obras tan imponentes como las pirámides que se encuentran en la Necrópolis de Giza.

Ya se sabe que este pueblo tuvo que trasladar bloques de piedra gigantes atravesando el desierto y durante mucho tiempo esta teoría fue negada por su supuesta imposibilidad. Si bien, hace ya mucho que se averiguó cómo se hacía: con trineos de madera.

El operativo para realizar estos trabajos era enorme y se debía tener un muy buen conocimiento técnico, aunque para nosotros no es ninguna novedad, ya dijimos en el post sobre la daga extraterrestre de Tutankamón que el pueblo egipcio era muy adelantado en esta materia.

Aún así, no cabe duda de que el método de traslado era simple, utilizándose, como comentamos, trineos que permiten mover grandes cantidades de peso con relativamente poco esfuerzo.

El gran descubrimiento viene por la manera de tratar el terreno, que además de eficiente en su momento, podría servir para hacernos ahorrar energía en la actualidad.

Es la Fundación para la Investigación Fundamental sobre la Materia la que ha dado con el último detalle con el que se facilitaba el paso de los trineos en la arena: humedecer esta para mejorar la deslizabilidad.

Con la cantidad adecuada de agua, como ocurre cuando hacemos castillos de arena, su tratamiento es tremendamente más sencillo y la tracción de los trineos mejoraría considerablemente.

Con Daniel Bonn al mando se hicieron varios experimentos creando una versión de los trineos utilizados y arrastrándolo por arena mojada, confirmando esta acertada teoría.

cómo se construyeron las pirámides de EgiptoDe este estudio se pudo confirmar que la técnica es sencilla, efectiva y, lo mejor de todo, que es capaz de reducir el número de trabajadores que tiren del trineo a la mitad de los que serían necesarios para trasladar los trineos cargados sobre arena seca; Con la presencia de agua y formándose los puentes capilares, la arena es capaz de doblar su firmeza.

La pista la tuvieron en una pintura egipcia situada en la tumba Djehutihotep en la que se muestra a un personaje delante de un trineo arrojando agua, lo que nos hace estar seguros de que los egipcios conocían y aplicaban la técnica.

De la misma manera, cabe destacar que si se siguiese investigando este fenómeno se podría ahorrar alrededor de un 10% de la energía utilizada actualmente en el planeta.