Templo de Debod


¿Alguna vez has escuchado hablar del templo de Debod? ¿Has estado buscando destinos turísticos en Egipto o monumentos famosos y no te suena? Seguramente, pues se trata de una construcción que se encuentra en Madrid.

Lejos de decepcionarte, puedes mirar el lado positivo: puedes descubrir parte de Egipto sin salir de España.

El templo de Debod

El templo de Debod fue un regalo que el país nos hizo a los españoles -más bien a España-, allá por el año 1968 para agradecer la ayuda que ofrecimos para trasladar los templos de Nubia, que podían deteriorarse e incluso desaparecer al construir una presa en Asuán. A otros países se regalaron los templos de Dendur, Ellesiya y Taffa.

Destacamos que la reconstrucción de esta preciosidad se llevó a cabo por españoles, arquitectos que no tuvieron demasiada instrucción ni buenos recursos para ello, de manera que la tarea fue bastante más complicada de lo que nos gustaría que hubiese sido: un único dibujo alzado, fotografías sin referencia, piedras sin numerar y un plano fueron los elementos con los que nuestros profesionales contaron.

Algunas piezas han sido restauradas con diferentes métodos. Las que desaparecieron se han reconstruido. Hasta el pasado septiembre de 2017, el templo permaneció cerrado durante un año debido a que los sistemas de climatización eran inadecuados. En la actualidad puede visitarse.

Esta construcción se encuentra en la actualidad en la capital de España, Madrid, en el lugar donde se situaba el Cuartel de la Montaña. En su traslado se trató de mantener su orientación este-oeste.

De la construcción debemos comenzar por decir que tiene sobre 2.2 milenios de antigüedad, calculándose su primer núcleo durante el reinado de Ptolomeo IV aunque se sabe que muy poco después fue decorado por Adijalamani, algo que sólo se puede suponer por los añadidos propios de la época. Este lo terminó por dedicar a los dioses Amón e Isis. En los años posteriores se incluyeron también detalles romano-imperiales, propios de los siglos I a.C. hasta II d.C. como pronaos, relieves exteriores, decoración total de sus muros interiores y la anexión de un nuevo edifico anexo, un mammisi.

Muchos grupos religiosos han pasado por él, dejando diversas huellas en sus muros.

De momento, lo dejamos aquí. Si quieres saber cómo es el templo de Debod por dentro deberás leer nuestra próxima entrada. ¡No te la pierdas!