Templos de adoración en Egipto


Si has leído nuestras anteriores entradas sobre los dioses es posible que te preguntes cómo o dónde se les rendía homenaje. Intentando arrojar un poquito de luz sobre el tema vamos a hablar hoy de algunos templos de adoración en Egipto, aquellos conocidos por estar construidos para las deidades más significativas del momento.

Templos solares

Los templos solares eran aquellas edificaciones que honraban a Ra (y, en consecuencia, al faraón). Se caracterizan por contar con un obelisco y la famosa barca solar.

Su mayor presencia se dio en Abu Gurab y en Heliopolis aunque en la actualidad sólo quedan restos.

Se mantiene el templo de Neuserre, al sur de Giza. Este consiste en dos pabellones unidos por una avenida, con un gran jardín, un altar y un piramidión. En edificios colindantes se realizaban ceremonias. A las afueras estaba construida la barca solar en piedra, aunque ya sólo quedan los restos.

Templos de Lúxor y Karnak

Ambas edificaciones se dedican a Amón y se consideran de los monumentos más famosos de Egipto.

El primero, el templo de Lúxor, comparte dedicación con la esposa, Mut, y el hijo, Khons. Actualmente podemos disfrutar de una mezquita construida a posteriori. También se conservan dos colosos de los seis que había. Del mismo modo, si lo visitamos nos encontraremos con uno de los dos obeliscos que lucía; el otro se llevó a Paría. Destaca también la amplia variedad de pilares que se tornearon en este lugar.

El templo de Karnak, por su parte, se halla cerca del anterior, unido antiguamente por una avenida. Su muralla de adobe hace mucho que se perdió pero aun así podemos saber que se trata de una construcción trapezoidal. Este se ha construido durante siglos, de manera que podemos ver cómo han pasado los años en su arquitectura y en las salas que se le iban añadiendo. En su interior e halla el templo de Amón, otros templos y capillas y un gran lago. También hay un santuario a Mut y otro a Montu.

Templos de adoración en Egipto

Templo de Horus en Edfú

Una construcción más armonizada debido a la época de su construcción (Baja Época Ptolomeica). Destacan los detallados relieves del exterior, que narran las aventuras y batallas del faraón. De su parte interna destacamos las columnas de capiteles compuestos y el medio muro entre intercolumpios, elemento que se pasó a utilizar de ahí en adelante. Por supuesto, nos encontramos con representaciones de Horus, el dios al que se le rinde culto en este lugar.

¿Quieres conocer más templos de adoración en Egipto? ¡No te pierdas la siguiente entrada!